Educación Financiera y Prosperidad

Se pensaría que las personas con problemas de deudas o con una situación económica precaria estarían muy interesadas en aprender sobre tipos de créditos y sus tasas, hábitos de ahorro, cómo elaborar y seguir un presupuesto, entre otros temas de educación financiera en su nivel más básico, pero lamentablemente, esto no es así.

En los cursos y conferencias que he impartido sobre temas de educación financiera, finanzas y, en general, al mejoramiento de nuestra relación con el dinero, ha destacado la participación de personas sanas, financieramente hablando. Dicho en otras palabras: quienes menos necesitan un curso de finanzas personales son quienes más interesados están en tomarlo.

Quienes piensan que sus problemas financieros se resuelven con aumentos de sueldo, más préstamos, ayudas gubernamentales o ganando la lotería, difícilmente participarán en cursos en los que se promueve un cambio de paradigma en la forma de ver el dinero. Estas personas, al obtener un sueldo mayor, recibir ayudas o hasta ganándose la lotería, sólo tendrán un alivio momentáneo a su problema de dinero, el cual regresará con más fuerza una vez pasado el efecto del estímulo. Su problema de fondo no es de dinero, es de EDUCACIÓN FINANCIERA.

¿Qué tienen en común los trabajadores, empresarios, profesionistas independientes, inversionistas, jubilados y estudiantes que han participado en mis cursos y conferencias sobre Educación Financiera? Se trata de personas que, independientemente de la cuantía de su patrimonio o dificultades económicas transitorias, han decidido tomar el control de su dinero y no al revés, consideran el aprendizaje como una tarea y compromiso permanente, asumen la responsabilidad de sus acciones y omisiones, no culpan a terceros o al gobierno de sus tropiezos, van por la vida con una actitud positiva y en general, no suelen asumirse como víctimas. 

Y tu, ¿eres una víctima o eres de los que están dispuestos a tomar el control de su vida financiera? Te invito a ser de los segundos, yo te ayudo.

Imagen de freepik.es






Comentarios

Entradas populares de este blog

El altísimo costo de comprar en abonitos

Recupera tu Salud Financiera

Deudas buenas, deudas malas y deudas ¿inevitables? (1)