Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Abonitos

Deudas buenas, deudas malas y deudas ¿inevitables? (1)

Imagen
El crédito tiene la gracia de facilitar el disfrute de bienes y servicios, sin tener el dinero para pagarlos. ¡Suena fabuloso! Sin embargo, las deudas tienen un precio llamado "intereses", que a la larga significa que pagaremos más de lo que originalmente nos prestaron, ¿Qué tanto más? depende de la tasa de interés.  El endeudamiento es tan poderoso que tiene la capacidad para arruinar las finanzas de familias, empresas y países, comprometiendo severamente su viabilidad económica futura; por otra parte, si se emplea inteligentemente, el crédito puede tener un efecto multiplicador positivo en la generación de riqueza y prosperidad - alto, no te emociones , eso nunca ocurrirá con los compras en abonitos en Elektra o Coppel. El tema de las deudas es polémico hasta entre las grandes personalidades de las Finanzas Personales, mientras que Dave Ramsey no es partidario de los créditos bajo prácticamente ninguna circunstancia, Robert Kiyosaki lo considera como una palanca útil par

El altísimo costo de comprar en abonitos

Imagen
Realizar pagos pequeños produce una sensación de comodidad en quien los hace. De a poquito ni se siente, más se gasta uno en tonterías, dices para justificarte. En la conocida tienda de los abonos chiquitos, propiedad del famoso Don Ricardo, un Iphone SE se vende a $198.00 semanales y está rebajado, porque antes había qué pagar por él $211.00, así lo indica el cautivador anuncio. Trece pesitos es la diferencia que se traduce en bajar de la barrera psicológica de los $200.00 pesos ¡Genios del marketing! y tú tan débil que sucumbes fácilmente ante el olor a nuevo, y es que los productos de la manzanita ¡hasta los empaques tienen bonitos! Imagen de  Freepik No hay engaño , en grandes letras negras se aprecia el $198.00, pero vienen otros datos importantes en letras y números más pequeños que no ves, o te haces como que no ves por la emoción de estrenar el teléfono de la manzana mordida, ¡quien se fija en pequeñeces! Esa información que pretende ser aguafiestas dice: abono por 96 semana

EL ALTO COSTO QUE PAGAS POR NO ESPERAR

Imagen
Deseas ya ese nuevo teléfono celular, investigaste todas sus especificaciones y no tienes duda, es el indicado para ti. Sólo hay un pequeño problema, no tienes suficiente dinero para comprarlo. Imagen de  freepik.es Afortunadamente para ti, existen empresas que otorgan crédito al consumo, no son instituciones de beneficencia, son NEGOCIOS que buscan hacer ganar dinero a sus accionistas -y lo hacen con bastante éxito gracias a los compradores compulsivos como tú. ¿Para qué esperar si lo puedes tener ahora? Claro, a cambio tendrás que pagar elevados intereses. Aquí un ejemplo: Apple iPhone 11 64 GB Red tiene un precio de lista de $18,599.00 y la empresa mexicana con sede en Culiacán, Sinaloa, fundada en 1941 por el Sr. Enrique Coppel Tamayo te invita a comprarlo pagando solamente $1,055.00 a la quincena. ¡Qué diferencia! ¡Qué va de $18,599.00 a $1,055.00! Pues sí es mucha diferencia, solo que el pequeño pago será por 24 quincenas, es decir, 2 años. Considera que el consumidor promedio re

Y SI NO LO COMPRO, ¿QUÉ PASA?

Imagen
En el marketing, los términos necesidad y deseo se usan indistintamente, ambos conceptos son la parte esencial para detonar el intercambio comercial.  El correcto manejo de las finanzas personales exige que utilicemos nuestros siempre limitados recursos para satisfacer las necesidades más básicas como alimentación, salud, vestido y vivienda, luego ahorrar y por último, si se puede, darnos nuestros gustos. ¡Parece tan sencillo! Fácil decirlo y entenderlo, pero, ¿qué tal lo practicamos? La línea divisoria entre las necesidades y deseos suele ser muy confusa y cada uno de nosotros la establece a su conveniencia bajo las más ingeniosas justificaciones.  Por supuesto que no es malo darse gustos y gozar de los frutos del trabajo, lo que pasa es que muchas veces compramos cosas cuya satisfacción o beneficio no compensa la posterior preocupación por pagar algún crédito o no tener dinero para imprevistos. ¿Cuántas veces te has quedado sin dinero antes de la quincena? ¿Te ha ocurrido que no tie